Mis poemas en España

Loading...

martes, 19 de agosto de 2014

Cadáveres Exquistos, escritos por el Colectivo Pena Ajena, en San Juan del río: Miguel Ábrica, Luis Alanís, Ulises Paniagua, Ivonne Mendoza y Ray Manzanárez

Aquí un poema escrito a la manera de los cadáveres exquisitos, donde tengo el gusto de haber contribuido. Los autores: los integrantes del Colectivo Pena Ajena, grupo Multidiciplinario. La causa: una presentación en San Juan del Río. Disfrútenlos.

CADÁVERES EXQUISITOS DEL COLECTIVO PENA AJENA

 
Imagen: Luis Alanís Téllez
 

CADÁVERES EXQUISITOS DE PENA AJENA

I

La muerte tejía poemas

sobre el filo de su guadaña.

Dentro de los filos de la iguana

el horizonte sigue cantando

y detrás del destino trazado por un pincel 

surge la luz dentro del ánima

y sin embargo las anémonas

que mascaban libélulas

se detuvieron en el acto,


cuando notaron que eran observadas,


porque, agazapado en mis murmullos,

violenta, impacta, infecta,

intacta y me destroza.

Cinco palabras arriba

vuelvo al piso de la necedad.

Suenan tambores río abajo

y suena el fuego;

es sofocado por bomberos

 bien entrenados,

callan tambores río a cuestas,

corre la sangre, suena la tierra, pide defensa;
debajo de sus párpados

la desesperación cobija  sus vendavales

porque Dios ha comprado algunos monos

y los ha puesto a pastar

en grandes praderas de libertad,

y sobre el cielo de su sueño:

La sombra de un Dios oscuro.

Para entonces las pústulas

de la monja lubricaban fluidos

que enamoraban a las moscas,

las cuales describían elipses

cortejando los orificios…

allí la vi… rabia pálida,  bravura azul,

nostalgia encendida,

navegarte las orillas saladas,

navegar el infinito de tus garras,


azotarme en tus paredes de humedad,

azotarme con tus olas y tus rocas,

anclarme detrás de tus destellos,

naufragar entre tus largas alas.

Quiero cabalgar

sobre las violáceas ráfagas

hasta el centro del árbol.



Miguel Ábrica

Luis Alanís

Ray Manzanárez

Ivonne Mendoza


Ulises Paniagua                                                              



(31/5/14 San Juan del Río Querétaro)





II

 

Del periódico, pronto, una mariposa

 no quiso volverse blanca, nunca más.

Nacen de los cráteres más oscuros,

de los anteojos de la langosta,

en universo poseído

por burbujas negras,

brotan de mis tobillos desvelados.


Desgarra abrupto las ciernes de mis caderas,


hínchame los poros de la miel eterna

y en tu regazo me envuelvo,

gaviota de cuatro vientos.


Me encarcelo entre tu celo de felina,

salvaje brisa fresca

que me azota hambrienta.

Como un rehilete trovador


catequizar a las ventanas gritonas,

esperando los andamios del viento,

las marsopas de lo vivo:

Café, azúcar, vacío, canto…

La guitarra se desmaya

sobre sus manos calizas,

traspasa el umbral del sueño,

despertará en otro mundo;


el tiempo lineal, el tiempo etéreo,

dulce abismo

entre lúgubres acantilados.


Nunca, por decir que sí, eres verde;

 te piensas caracol,


fluyen mis manos en el jardín de tu piel,


me corrompo con tus ecos, me deshago,


fluyen mis dientes sobre tu pan sediento.



Miguel Ábrica

Luis Alanís

Ray Manzanárez

Ivonne Mendoza

Ulises Paniagua



(31/5/14 San Juan del Río Querétaro)



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario